Comunicado de La PaRTS tras la vista oral de #JuicioAnon

Pasadas ya más de 24h desde la finalización de la vista oral, no podemos más que sentarnos, con relativa satisfacción, a comprobar los resultados de esta vorágine mediática que ha desatado los últimos estertores de vida del caso #Anonymous, y es que muy pocas son las editoriales periodísticas que a esta hora no hayan reflejado la tesis que, desde esta plataforma, llevamos defendiendo prácticamente desde el mismo día del inicio del caso ( algunos de ellos incluso haciendo copy&paste de nuestro anterior comunicado ), cuando un 10 de junio de 2011, y sólo unas horas después de la afamada rueda de prensa policial, cerca de 70 personas, quienes según algunos medios, en sus labores de difusión de falacias, no existíamos, creamos un grupo de facebook llamado “No a la criminalización de RTS y Anonymous”.

Y queremos aclarar lo de relativa satisfacción antes de continuar pues, si bien la prensa esta vez ha invertido las tornas, y ha dado un tratamiento nada incriminatorio y mucho más enfocado a la versión del montaje policial y del encajado de pruebas de forma irregular, sigue sin parecernos de recibo el que este caso hubiera llegado a tener una vista oral, al menos en lo referente a Rodrigo, pues este muchacho JAMÁS debería haberse sentado en un banquillo, y ni mucho menos haberse visto sometido al escrutinio de los medios de prensa.

Así pues, para la memoria colectiva, vamos a hacer nuestra particular crónica de todo lo que ha sido estas últimas horas, sin entrar ya en el hecho de cómo un pequeño grupo de cuatro personas ( y a veces algunas más en función de las obligaciones laborales ) se coordinaba mediante pads de trabajo para redactar comunicados, respuestas a la prensa que no acababan siendo publicadas, diseño gráfico de carteles, persistencia en las redes sociales, y hasta distribución de zonas por donde salir a empapelar la ciudad.

#JuicioAnon comenzó verdaderamente el día anterior a la vista oral, cuando una chica maravillosa decidió hacerse cargo de lo que al resto de personas no nos era posible hacer por obligaciones laborales: De ser ella el referente principal de la plataforma en la “zona cero”, haciéndose cargo de la retransmisión del juicio, y de hacer frente a la prensa repartiendo nuestro último comunicado como única declaración a realizar.

En previsión del masivo despliegue mediático se había ideado un plan de acción para, llegado el caso, proteger a Rodrigo de las cámaras, al menos antes de la vista oral, que no pudieran ocasionarle cierta ansiedad: Ese plan consistía en rodearlo de globos de helio haciendo imposible para las cámaras obtener una imagen decente de su entrada al juzgado. Dicho plan de acción nunca llegó a activarse puesto que, a su llegada sucedió algo: Nos quedamos todos absolutamente pasmados de su aparición y nadie supo reaccionar más que quedándose mudo y quieto, al punto de que la prensa no advirtió su entrada.

De la vista oral no vamos a comentar muchas cosas salvo algunos retazos de forma más detallada, ya que por las redes sociales se le dio la suficiente cobertura a las cosas más destacadas. Para empezar la exposición de los tres abogados ( Carlos Sanchez Almeida, Miguel Capuz y David Maeztu ) resultó hasta emotiva pues abarcó TODO, desde la ausencia de pruebas, las innumerables irregularidades del caso y hasta el hecho de que las tres personas que había en el banquillo habían sido criminalizadas mediante un juicio mediático sin parangón por el que alguien debería de pagar. Rodrigo, en su declaración, fue impecable y llena de confianza, sin dudar ni un solo momento en sus respuestas al fiscal y dando su versión de los hechos. Insistiendo en que, en ninguna parte del sumario existía una sola prueba entre él y el ataque, que en sus ordenadores no había ni un solo elemento de software maligno, y que tampoco se demostró ni un solo vínculo entre él y las otras dos personas juzgadas ese día: Todo en contraste con la actitud del fiscal, al que se le veía nervioso, desorganizado, moviendo papeles de forma compulsiva en busca de algo por donde atacar sin encontrar el más mínimo resquicio de debilidad a la historia ( es lo que tiene LA VERDAD, que es irrefutable ). Posteriormente, las preguntas que David Maeztu le hizo, no vinieron más que a corroborar la historia y que terminó con un sonriente Rodrigo volviendo al banquillo.

Una vez ya iniciada la vista hubo cosas de lo más sorprendentes que provocaron que la sala al unísono murmurara sorprendida en numerosas ocasiones. Una de las más comentadas, la del policía infiltrado en los chats con el nick “sprocket”, quien, más que un testigo, parecía un acusado al que han pillado por completo pues, la mayor parte de las respuestas que dio ante las cuestiones que las defensas le planteaban eran un breve “no lo recuerdo”, pese a haberse ratificado en lo escrito en su informe al inicio de su declaración. Cabe destacar que, en esa declaración, se demostró que absolutamente TODAS las conversaciones que este agente con Alzheimer aportó en sus informes, fueron obtenidas siempre en servidores ajenos al de Rodrigo. Un detalle importante y a tener en cuenta pues eso ya desvincula per se a nuestro amigo de todo el asunto.

Posteriormente declaró el director de rrhh de la antigua empresa de Rodrigo, quien tuvo que sufrir gratuitamente los embates de la fiscalía a fin de tumbar el argumento de la imposibilidad de Rodrigo de tener acceso a internet durante sus horas de trabajo pese a que este señor corroboró toda la versión que nuestro amigo había dado inicialmente. Un interrogatorio que además provocó la ira de David Maeztu, quien quiso hacérselo constar a la juez pues, estaba claro, la participación de ese testigo era consecuencia directa de que sus pinchazos telefónicos hubieran sido incluidos a la causa.

Tras ese testimonio le tocó declarar como testigo al jefe de informática del congreso ( lugar donde radica el servidor de la JEC ), que fue uno de los que más llamó la atención de la defensa. Entre las cosas que este señor afirmó bajo juramento destacan, por ejemplo, que en realidad los 700 euros achacados a los daños nunca se pagaron en realidad, pues fue personal de su departamento ( en nómina ) quien se hizo cargo de solventar los problemas de conexión, con lo cual ya no existía daño económico alguno en el caso. Otra de las cosas que reconoció fue que dichos problemas de conexión podrían haber sido consecuencia directa NO DE UN SUPUESTO ATAQUE, sino de las decenas de miles de correos electrónicos que las gentes de todo el país les estaban haciendo llegar a la JEC por su prohibición contra el 15M. Aclarando, eso sí, que él no conocía ni el contenido de dichos emails, ni su finalidad. Finalmente remató la faena confirmando que, en el servidor presuntamente atacado, JAMÁS nadie de la policía había querido practicar prueba forense alguna

Para terminar una larga sesión de más de 6h declararon los dos peritos llamados por las defensas. Se decidió por unanimidad que, a fin de ahorrar tiempo, declararan en conjunto, ofreciéndoles la posibilidad de que si uno de ellos no estaba conforme con la respuesta del otro, siempre podía hacer constar su propia versión, algo que no llegó a suceder pues ambos se confirmaron mutuamente. De la declaración de ambos peritos resulta llamativa su afirmación de que, sin prueba forense alguna sobre el servidor afectado es imposible identificar a nadie como culpable de un supuesto ataque. Algo que, como se pudo saber por el anterior testigo, nunca se había realizado. Y así terminó la primera jornada del juicio

El día siguiente de la vista fue dedicada, por entero, a las declaraciones de los agentes policiales que habían realizado los informes periciales, las entradas en los domicilios y los volcados de información de los discos duros en lo que sería la más dantesca de las dos jornadas que ha tenido este juicio.

Primeramente declaró el inspector que había dirigido la investigación, que actualmente se encuentra destinado en La Haya ( uy, esos ascensos… ) y que se identificó, así mismo, como Ingeniero Técnico Informático. De la declaración de este señor, quien se ratificó en todo lo que él había firmado en sus informes y que supo responder al dedillo a las preguntas de la fiscalía, destacan perlas como no saber explicar qué era un servidor DNS, un firewall, un balanceador de carga o, sencillamente, un router, algo que terminó explicando David Maeztu. Otras perlas técnicas que pudimos oír, y que se difundieron ampliamente en internet en directo, están relacionadas con el uso de OpenVPN y SSH como herramientas sólo habituales entre la delincuencia. Así mismo, preguntado sí recordaba qué era lo que, según sus informes, había motivado el ataque, dijo no recordarlo ( ¡Sorpresa! ). Aunque la guinda del pastel vino luego, cuando, una vez que le fueron refrescadas las palabras en las que se había ratificado inicialmente, declaró que no tenía muy claro el 15M, pero que creía que era algo que, por aquellos días, estaba pasando en algunas plazas de algunas ciudades…

A continuación declararon los agentes que habían procedido a hacer los arrestos y registros domiciliarios. Realmente esta parte no resultó especialmente llamativa en lo referente a Rodrigo ya que, como es bien sabido, por aquel entonces él estaba a cientos de km de su casa, en su puesto de trabajo salvo por algunos aspectos. Para empezar no recordaban ( que raro… ) cómo se había procedido a realizar el precinto de los equipos, aunque creían que había sido de la forma adecuada. Otra de las declaraciones interesantes que se hizo durante esa parte del juicio fue cuando uno de los agente se identificó como el que había realizado la desconexión del equipo, y que, según él, eso provocó la caída de la red de chat. Algo que colisiona frontalmente con las conversaciones aportadas a la causa por el otro policía, también paciente de Alzheimer, que había declarado el día anterior, quien, recordemos, no había aportado ni un sólo log de chat grabado en el servidor de Rodrigo. Finalmente estos testigos hicieron otra declaración que también terminó volviéndose viral y es que, según ellos, tener un servidor casero es una práctica poco habitual debido a que el ruido que podría llegar a hacer era ensordecedor, “brutal” según sus palabras

La parte testifical terminó con la declaración de los agentes que habían procedido al desprecinto y volcado de los datos que había en los equipos. Una declaraciones que, también, más ira provocó en David Maeztu, pues él estuvo presente durante todo momento en aquellas pruebas forenses, y por las cuales la policía trataba de menospreciar la actuación del secretario judicial que estuvo asignado en aquel auto judicial, y que había sido el principal aval de la defensa para dejar claro que se había roto la cadena de custodia de los equipos informáticos ( pues así había dejado constancia en su acta dicho secretario judicial ) llegando a acusarlo de ser poco diligente en su tarea de dar fe judicial. Otras partes polémicas de estas declaraciones, que si bien no afectan a la parte de Rodrigo, sí que también despertaron sorpresa en el público, fueron los hecho de que, en ordenadores precintados en 2011 y que, según la policía, no habían sufrido modificaciones, aparecieran ficheros con fecha del año 2013. Que en los informes se mencionara que no se había procedido a realizar pruebas forenses sobre algunos discos duros por no resultar de interés ( ¿cómo podían saberlo si no habían mirado previamente en ellos sin supervisión judicial? ), o que, mágicamente, a uno de los otros dos acusados, se le incorporara un disco duro extra en la causa que, hasta entonces, no había aparecido en ninguno de los listados de material incautado.

El final de la vista oral consistió en someter a un chorreo final, por parte de los tres abogados de la defensa, al fiscal: Quien no quiso darse por enterado de todo lo que se había evidenciado durante la vista oral y quien seguía aferrado a las conclusiones de la policía como quien se aferra a un clavo ardiendo pese a que, para entonces, hasta la prensa más rancia estaba dedicando titulares de primera plana a evidenciar ESTA FARSA.

No podemos más que sentir una profunda admiración por el trabajo desempeñado por los tres abogados de la defensa, quienes demostraron una coordinación y una pulcritud a la hora de realizar sus funciones tan magnifica, que incluso otros letrados presentes en la sala como público se encargaron de comentar y difundir por redes sociales. En especial la retranca y sorna de las intervenciones de Carlos Sanchez Almeida quien además llego a pedir que determinadas declaraciones de la policía constaran en acta de forma especial, pues le servirían como argumento exculpatorio para otro caso también relacionado con Anonymous en el que él era también encargado de defender.

No sabemos cuando se hará pública la sentencia, de lo que sí que estamos convencidos es de que será exculpatoria para Rodrigo ( y, visto lo visto, casi seguro que para los otros dos chicos también ). También estamos seguros de que el caso Anonymous pasará a la historia de España, tanto de la procesal, como de la informática, pues el bombo mediático por algo que no debía de haberse producido nunca, y la acumulación de MENTIRAS policiales, de cagadas y de demostración de ignorancia técnicas demostradas durante todo este procedimiento son tan importantes que difícilmente podrán ser silenciadas.

De lo que nadie se acordará ( ya hoy sucede ) es de cómo sólo unos pocos medios ( RadioKras y DiagnoalPeriodico ) dieron cobertura REAL al caso mientras  que un grupo de amigos de uno de los acusados permanecíamos a su lado desde el primer momento, de cómo tratamos de difundir todas las mentiras que, poco a poco iban acumulándose, y de cómo tratamos de proteger su imagen hasta las últimas consecuencias. La PaRTS nació única y exclusivamente con ese objetivo, y como tal, estamos seguros de que este será el penúltimo comunicado que escribamos, pues el siguiente estará dedicado, en exclusiva, a proclamar la victoria de la verdad y de que Rodrigo es inocente.

Anuncios

Comunicado de La PaRTS ante la inminencia de #JuicioAnon y la falta de ética periodística

Estos están siendo días duros para esta plataforma. No solo por la ardua realización de preparativos para #JuicioAnon ( difusión por redes sociales, creación y pegado de carteles de la convocatoria, trabajo en pads colectivos… ) sino porque además estamos recibiendo constantemente solicitudes de contacto por parte de periodistas interesados en conocer nuestra versión de los hechos.

Desafortunadamente, no sabemos si por incredulidad, si por desinterés o por qué, nuestras opiniones no se están viendo reflejadas en los numerosos artículos de prensa sobre #JuicioAnon que estos días están inundando los medios. Así pues, cansados, no solo de que se nos omita tras haber dedicado un largo tiempo al elaborar nuestra respuesta, sino de que, además, se insista en reproducir errores en la historia del caso, en los delitos atribuidos, o incluso en seguir reproduciendo el nombre completo de nuestro amigo Rodrigo en prensa ( algo que consideramos que sólo sirve para perjudicar su imagen pública y que es sintomático de falta de ética periodística, POR FAVOR, DEJEN DE HACERLO YA ), de ahora en adelante NO vamos a hacer declaraciones a ningún medio de prensa, ni por e-mail, ni el día de la vista oral. Si alguien declara para los medios lo hará en nombre propio y NO en el de esta plataforma.

Para evitar aún más esta desinformación lo que sí vamos a hacer es distribuir un panfleto entre quienes estén allí presentes, que además servirá de recordatorio de muchas cosas que, seguro, algunos tenían olvidadas. Por ello, hemos estado trabajando durante todo el fin de semana en elaborar el siguiente documento: Plataforma de Apoyo a RTS – Una historia para no iniciados ( #JuicioAnon ), donde hacemos una recopilación de los, a nuestro juicio, hechos más notables del caso ( que no es la historia completa, OJO ), al menos en lo que a nuestro Rodrigo se refiere.

Con respecto a los otros dos chicos acusados, insistimos una vez más: Ni los conocemos, ni Rodrigo tampoco ( como queda patente en el sumario ), así que no podremos hablar de su historia pues la ignoramos, así como desconocemos si algunos amigos suyos se han organizado de una manera similar, no obstante queremos manifestar nuestra solidaridad para con ellos, pues intuimos que las mismas fechorías judiciales que ha sufrido Rodrigo, también se las han aplicado a ellos.

Por último insistir en un hecho que sigue siendo repetitivo en todas partes: NO, esta NO es la primera vez que alguien va como acusado a una vista oral por un delito relacionado con Anonymous en España: Eso YA OCURRIÓ EN 2014. ( un juicio que fue, precisamente, presidido por la juez que ahora dirigirá esta vista oral ). Por favor, infórmense mejor y NO MIENTAN.

El documento en cuestión, que además reproduciremos de forma íntegra a continuación, será la única declaración que la prensa reciba por nuestra parte hasta después del juicio.

—–

Plataforma de Apoyo a RTS : Una historia para no iniciados

El 10 de junio de 2011, a primera hora de la mañana, la policía nacional lanzaba un comunicado anunciando que había desarticulado a la cúpula del colectivo Anonymous en España y que, en posteriores horas, ampliaría la información mediante rueda de prensa. En torno al mediodía de ese 10 de junio, dos comisarios jefes de la policía nacional, y no los portavoces de prensa habituales, comparecieron ante los medios de prensa para anunciar la detención de tres personas en distintos puntos de la geografía española por su vinculación con unos supuestos ataques a la Junta Electoral Central durante las elecciones de mayo, y por conformar la cúpula del colectivo Anonymous en España. Además mencionaban su posible vinculación con ataques a empresas multinacionales, entidades financieras y gobiernos de todo el mundo. Esa rueda de prensa, que fue retransmitida por varios canales de tv en directo cuya emisión fue cortada para dar cobertura a este asunto, fue el inicio de una de las mayores carcajadas colectivas que la internet española ha realizado nunca, así como el principio de uno de los peores y más patéticos montajes policiales llevados contra presuntos hackers, y contra movimientos sociales de este país.

La historia comienza semanas antes, con unas elecciones a la vuelta de la esquina, y las plazas de media España tomadas por gentes de toda índole y con un solo denominador común: Su hartazgo por el modelo de país en el que, a su juicio, España se había convertido. Aquello, que fue el inicio del movimiento 15M y sus derivados, también fue la puesta en marcha de una pesadilla mediático-judicial para nuestro amigo Rodrigo, uno de los tres chicos a los que la policía quiso “empapelar” en la rueda de prensa que comentamos anteriormente.

La desesperación y el miedo de un gobierno políticamente hundido llevaron a la Junta Electoral Central a prohibir aquellas demostraciones públicas, y al inicio de varios episodios de represión y brutalidad policial desmedida en todas esas plazas tomadas por personas que, para nada, buscaban delinquir. En la vorágine de aquel momento, parece ser que alguien quiso orquestar una protesta digital en contra de aquella prohibición intentando dejar colapsada la web de esa institución un 18 de mayo de 2011 en torno a las 12 del medio día, algo que ocurrió mientras nuestro amigo Rodrigo se encontraba en su puesto de trabajo ( lejos de un ordenador ).

Cualquier persona que sepa un poco sobre delito informático -o que tenga un mínimo de criterio- sabe o es capaz de deducir que, en caso de un ataque informático, lo primero que hay que hacer es analizar el ordenador que ha sido víctima del mismo. Un informe pericial de esa índole suele ocupar decenas de folios e incluir cosas como análisis de los logs/registros de dicho ordenador y generados por el ataque, gráficas de ancho de banda donde quede reflejado que el servicio se vio interrumpido, información sobre las distintas direcciones IPs desde donde se produjo el ataque, y un montón de información más que es necesario tomar prácticamente en directo a fin de tener una fotografía completa del asunto.

A pocas horas de producirse el supuesto ataque, sin haber confiscado o siquiera haber practicado prueba forense alguna en el ordenador de la Junta Electoral Central ( algo que puede llevar semanas ), y mientras Rodrigo llevaba varios días a cientos de km. de su domicilio, en su puesto de trabajo, la policía ya tramitaba con el juzgado de instrucción nº4 de Gijón la orden de registro del que entonces era su hogar. Un suceso que acaeció el 20 de mayo de 2011 sobre las 14:00 de la tarde, cuando un operativo de siete policías llegados desde Madrid a Gijón, y amparados en esa orden, irrumpieron en el domicilio familiar de nuestro amigo y confiscaron varios ordenadores, así como libros, objetos personales y decorativos que aún hoy, cinco años después, nadie ha sabido explicar para qué se los llevaron.

Inicialmente, cuando la policía entró en su domicilio aquel 20 de mayo de 2011, a Rodrigo se le imputó un delito de daños informáticos ( de 6 meses a 3 años de cárcel ) sólo en base a ese supuesto ataque y, además, se le intervino el teléfono a fin de grabar y analizar sus conversaciones telefónicas. Por ese entonces, Rodrigo estaba ya buscando un abogado hasta que finalmente tuvo la fortuna de encontrar a David Maeztu, a quien contrató para que le defendiera en el caso.

Durante los días en que el teléfono de Rodrigo estuvo intervenido, él y Maeztu hablaron hasta en 5 ocasiones para comentar la documentación que por entonces conformaba el caso, y en dichas conversaciones Maeztu le comentó que, entre otras irregularidades, la forma en que la policía lo había identificado ( solicitando información a un proveedor de internet mediante orden judicial ) no se ajustaba a derecho pues, según la ley en vigor en aquél entonces, eso solo se podía hacer en casos de delito grave ( 5 o más años de cárcel ). Dichas conversaciones telefónicas, no solo fueron grabadas por la policía, sino que además fueron analizadas y transcritas al sumario con anotaciones y comentarios al respecto de su contenido ( la estrategia de defensa ). Cabe resaltar además, que en esas conversaciones que, teóricamente, son privadas e inviolables, Rodrigo negaba siempre la autoría del delito.

Todos estos episodios se produjeron entre el 22 y el 28 de mayo de 2011, fecha por la que entonces, aún no habían ido a por los otros dos chicos, a los que detuvieron una semana más tarde: Ya en Junio de 2011. Para entonces, queda claro para nosotros que la policía ya era conocedora de que había metido la pata en su actuación contra Rodrigo, así que a esos otros dos chicos se aseguraron de imputarlos, no solo por el mismo delito de daños que a Rodrigo, sino que además les pusieron desde el principio asociación ilícita, para elevar su imputación y evitar que sus abogados pudieran interponer similares recursos de nulidad del caso.

Cuando la policía tuvo la feliz idea de dar aquella afamada rueda de prensa, se desató una vorágine mediática de barbaridades, incorrecciones y MENTIRAS que aún hoy perjudican gravemente la imagen y la intimidad de Rodrigo, pues fue en él en quien más se ensañaron tanto las autoridades como la prensa a la hora de difamar: Se enumeraron un montón más de delitos y de ataques atribuidos incorrectamente a Rodrigo y a los otros dos chicos. Ataques que, sencillamente, solo salen en las páginas iniciales del sumario a modo de descripción para la juez instructora del caso, para que entendiera qué es y qué hace el colectivo Anonymous: Ataques a Playstation, entidades financieras, gobiernos de todo el mundo y empresas energéticas que sí que fueron víctimas del colectivo anonymous a nivel internacional, pero que más allá de esa mera mención, NO SE INVESTIGAN EN NINGÚN MOMENTO EN EL SUMARIO,NI TIENEN VÍNCULO ALGUNO CON RODRIGO.

Así mismo, tanto policía ( quien horas después lo desmintió, pero en voz baja ) como prensa afirmaron otras cosas que tampoco salen en el sumario, tales como que en casa de Rodrigo habían sido encontrados información para el entorno de ETA. Una mentira que se cae por sí misma ya que ,en esas situaciones, se aplica a los imputados leyes antiterroristas y prisión preventiva. De la peligrosidad de Rodrigo y de los otros dos acusados se puede dar uno cuenta cuando se sabe que, en 5 años de instrucción, ninguno de ellos estuvo en prisión o se le puso medida de control judicial alguna: ni ir al juzgado a firmar de forma periódica, ni retirada del pasaporte, ni nada… sencillamente libertad con cargos.

En Asturias, la totalidad de los medios regionales de prensa se centraron en aquel momento, más que en los delitos, en la vida personal de Rodrigo. El periódico “El Comercio”, del grupo vocento, publicó en portada y luego a doble página completa un artículo donde se incluían una fotografía de Rodrigo cuando practicaba artes marciales a alto nivel, su nombre completo (con apellidos) y hasta su dirección de por aquel entonces: una vulneración de su intimidad que ni a presuntos criminales de la peor talla se les suele aplicar. Además afirmaba sin tapujos ninguno falsedades como que su padre ( al que la policía había tomado declaración semanas antes para el caso y que le acompañará al juzgado en próximas fechas ) había fallecido. Por su parte, el periódico “La Nueva España”, además de insistir en la tesis de ETA, recogía también, a toda página, las declaraciones de unos supuestos compañeros de clase de Rodrigo ( quien ya llevaba más de un quinquenio fuera de la universidad ) donde, además de mentir en la personalidad de nuestro amigo, no acertaban ni en los estudios que él había cursado: Se lo habían inventado directamente todo, o sus “fuentes” les habían tomado el pelo a costa de arruinar la imagen de nuestro amigo y pasarse un buen rato riéndose de algún periodista crédulo y ávido de basura falsa. La ausencia de veracidad, ética y rigor no fue nada comparado con el afán de querer vender periódicos. Sea como fuere, la información sobre la vida personal de Rodrigo, ya fuera falsa o cierta nunca fue relevante para la noticia y para lo único que sirvió fue para causarle daño a su imagen pública, con consecuencias tanto personales como, peor aún, profesionales por algo por lo que aún no ha sido juzgado por la vía penal, que es la única válida.

Un medio de prensa ( El Ideal de Almería ) llegó a afirmar que a Rodrigo lo habían localizado debido a que, mientras se encontraba dando algún tipo de vídeo-comunicado en streaming reivindicando la autoría del ataque ( y al más puro banda terrorista ), se le había roto la goma que sujetaba la careta de Guy Fawkes, y que se le había visto el rostro en directo, facilitando así su identificación. Un artículo que, de tan ridículo y falso, duró apenas unas horas online.

El caso #Anonymous está ampliamente documentado para nosotros como un montaje político más contra el movimiento 15M, y si no se mira desde ese punto de vista, es imposible entenderlo. El ataque que se produjo, presuntamente organizado por el colectivo Anonymous a modo de protesta por la prohibición de las acampadas de las plazas del 15M que impuso la Junta Electoral Central, no ha dejado ni un solo rastro que pudiera añadirse al sumario del caso en forma de registro informático, informe pericial o documento que acredite que ese supuesto ataque se produjo verdaderamente ( ni por Rodrigo, ni por los dos chicos, ni por nadie ). La única base para el caso, a falta de un informe pericial, es una carta fechada en 2015, 4 años después de los hechos, de un solo folio y escrita por una sola cara, firmada por el departamento informático del congreso donde informan que, durante el 18 de mayo de 2011 tuvieron una sobrecarga en sus servicios y que ello acarreo un coste de 700 euros por la contratación de un consultor externo, sin incluir, para más inri, factura alguna que lo demuestre, o sin siquiera mencionar su nombre para que testifique.

Durante todo este tiempo, además, se han producido otras tremendas irregularidades en el caso, dignas de un tebeo de “Anacleto Agente Secreto”: Los ordenadores de Rodrigo no fueron precintados correctamente y se rompió la cadena de custodia: Todos los puertos y conexiones de sus ordenadores estaban expuestos y era posible manipular el contenido de los mismos a placer. Además de la ausencia de un precinto, las huellas digitales de los discos duros, obtenidas en las pruebas forenses de la policía, no coinciden con las de los que se incautaron en su casa. Algo que técnicamente es imposible que suceda salvo que haya manipulación, y que quedó reflejado en el sumario mediante fe judicial de un secretario del juzgado quien dejó constancia de la rotura de la mencionada cadena de custodia, pero que, aún así, no impidió que fueran admitidas como pruebas durante la instrucción. Casualmente, tras las pruebas forenses realizadas por la policía varios de sus discos duros quedaron, extrañamente, inutilizados y no se pudo realizar una segunda verificación. Aún con todo, y pese a todas esas delirantes situaciones, la policía fue incapaz de encontrar ninguna clase de software ilegal, para hacking o maligno que sirviera para cometer ataques y actos delictivos, ni tampoco prueba alguna que sea capaz de demostrar que entre Rodrigo y los otros dos chicos existiera relación alguna.

Que la capacidad de hackear la ley que David Maeztu demostró desde un primer momento fuera un verdadero incordio para la instrucción del caso resultó ya evidente cuando compañeros de trabajo de Rodrigo, que tuvieron a bien testificar que, el día y hora del afamado ataque, él estaba a su lado desempeñando su trabajo, y no desatando un infierno digital por sobre la JCE, fueron amenazados por la policía con ser llevados a Moratalaz para tomarles allí declaración ( en vez de en Asturias, donde residían ), advertidos telefónica y verbalmente de la pena que conlleva dar falsos testimonio, y asesorados por su interlocutor policial sobre lo poco conveniente que resultaría para ellos tener trato conmigo o con David para hablar del caso.

Así pues, conscientes de que los recursos de nulidad del caso presentados por David Maeztu eran una traba difícil de esquivar, la policía se esforzó en buscar algo con lo que inculpar a Rodrigo de manera que su imputación superara la barrera de los 5 años de cárcel. Así fue como a principios de 2013 se sacaron de la manga un nuevo delito: El de revelación de secretos, por el que acusaban a Rodrigo de haber filtrado su sumario a la misma prensa que le había arruinado la imagen pública. Una estupidez y un sinsentido tan grande que, apenas pasados un par de meses, y mediante otra magistral actuación judicial de David Maeztu, llevaron a la juez instructora a archivar la causa contra Rodrigo y que, más tarde, se transformaría en lo que SI QUE HA SIDO el primer juicio en España contra alguien vinculado a Anonymous: Un juicio contra un chico de Castellón al que juzgaron en Gijón a mediados de 2014.

Y así llegamos al final de la instrucción en 2015, cuando se cierra la investigación y el caso es remitido al ministerio fiscal, cayendo en manos de Alberto Rodriguez Fernandez para que lo estudie y realice el oportuno escrito de acusación, y quien, quizás por dejadez de la secretaria judicial, quizás por casualidad, quizás por interés, además recibe un extra que no debería estar en el sumario: Las famosas conversaciones entre Rodrigo y David Maeztu, y su estrategia de defensa

No solo las recibió el fiscal: la secretaria judicial del juzgado de instrucción, quien había dado fe de su retirada en 2011, dejó las afamadas páginas en el sumario, y cuando se cerró la instrucción la copia completa del mismo fue remitida a todas las partes ( incluyendo a los tres abogados que representan a Rodrigo y a los otros dos chicos ) con lo cual es innegable, de forma oficial, que el fiscal tuvo acceso a qué va a plantear David Maeztu para defender a Rodrigo.

Lejos de reconocer que el caso, al menos en lo que se refiere a Rodrigo, estaba perdido, el fiscal utilizó todo lo ahí contenido para reinterpretar el sumario de una manera digna de novela de ciencia ficción que le permitiera superar la limitación de los 5 años en su escrito de acusación. Así fue como, por un delito que ha ocasionado unos dudosos y, todavía no demostrados de forma alguna, 700 euros de gastos, Rodrigo pasó de estar imputado por un delito de daños que negó cometer desde el principio ( de 6 meses a 3 años de cárcel ) a un delito de daños continuado ( 5 años ) más pertenencia a grupo criminal ( 11 meses más ) pues, de otro modo, no podría ir a la vista oral sin esquivar la estrategia de David Maeztu: Todo, insistimos, por unos 700 euros todavía no demostrados de forma pericial.

Han pasado ya 5 años del inicio del caso y aún hoy tenemos muchas cuestiones que, estamos seguros, por desgracia nadie jamás responderá. ¿Como es posible que por un delito de daños de 700 euros no probados se orqueste semejante circo mediático y se corte la emisión de varios canales de tv que se termine hablando del caso en prensa internacional como el New York Times, la BBC o Al-Jazeera?, ¿Que clase cúpula de Anonymous era esa que se había desmantelado, que, lejos de dejar al colectivo tan descabezados y desprovistos de infraestructura como la policía afirmaba que estaban, fueron capaces, apenas horas después de aquella patética rueda de prensa, de coordinar un ataque a modo de represalia que dejó la web de la policía nacional tumbada durante horas?.

Estas no son las únicas preguntas que se nos plantean, ni tampoco hemos narrado aquí todas las irregularidades del caso -la historia completa-. Pronto, cuando todo termine y Rodrigo sea declarado inocente, nos encargaremos de difundirla. La PaRTS nació únicamente con el fin de asegurarse que Rodrigo estaba arropado en todo momento, que no se sentiría solo ante esta farsa, y hoy podemos afirmar con rotundidad que lo hemos conseguido.

Evento en Facebook y #JuicioAnon

Ya está disponible en facebook el evento donde nos coordinaremos para acompañar a Rodrigo al juicio, que está fechado para la mañana del 18 de mayo ( algo que, como ya se comentó, es “casualmente” el mismo día en que se cumplen 5 años del inicio del caso…).

También es “casualidad” que justo estos días, toda la prensa local -tanto lne como elcomercio– ( hasta donde sabemos ninguna nacional ) haya decidido dar un repaso al caso, repitiendo las mismas mentiras, incorrecciones y vulneraciones a la intimidad de Rodrigo que llevamos denunciando desde hace ya casi 4 años, reincidiendo hasta en aquellas cosas que ni siquiera salen en el sumario o de las que no está acusado. ( E incluyendo alguna más, YA QUE ESTE NO ES EL PRIMER JUICIO QUE SE VA A LLEVAR A CABO EN ESPAÑA RELACIONADO CON ANONYMOUS )

Aunque no nos vamos a parar a cuestionar qué interés institucional puede haber al pasar el aviso para reeditar todo eso a página completa, es sin duda llamativo, ¿no os parece?. En cualquier caso ahora es momento de organizarse para que él no se sienta solo el día del juicio y para que, en la medida de lo posible, esté protegido del acoso mediático al que, está claro, van a someterle de nuevo. Muchos estamos/estáis trabajando en un pad/tablón donde estamos creando consignas y cartelería tanto para quienes vais a asistir al juicio, como para quienes tendréis que estar pendientes de vuestras obligaciones y no podáis venir. La información la iremos colgando poco a poco en el evento de facebook. Permaneced atentos y mientras tanto difundid como si no hubiera un mañana